EL GUIONISTA DE LA TRANSICIÓN

EL GUIONISTA DE LA TRANSICIÓN. TORCUATO FERNÁNDEZ-MIRANDA, EL PROFESOR DEL REY

Editorial:
PLAZA JANES
Año de edición:
Materia
Memórias-dietarios
ISBN:
978-84-01-01557-1
Páginas:
384
Encuadernación:
Otros
Disponibilidad:
Disponible en 2/3 dias
Colección:
SIN COLECCION

18,90 €
Comprar

La primera biografía dedicada a Torcuato Fernández-Miranda, figura imprescindible de la Transición.
Una de las definiciones más acertadas que se han hecho de la Transición es aquella popularizada por Rodolfo Martín Villa en la que se la describe como un montaje teatral en el que «el Rey fue el empresario, Torcuato Fernández-Miranda el guionista y Adolfo Suárez el actor que interpretaba el guion escrito por Torcuato».

Si bien son muchos los libros dedicados a las figuras del empresario y el actor, resulta sorprendente saber que no existe una sola biografía dedicada al guionista, por lo que este libro viene a llenar un injusto silencio acerca de otro protagonista esencial de este reparto: Torcuato Fernández-Miranda. Suya fue la responsabilidad de educar al joven príncipe desde 1960 y de diseñar un plan que le condujera a la corona, sorteando los obstáculos que en su camino sembraban los fieles del búnker franquista; suya fue la Presidencia del gobierno en los decisivos días que siguieron al asesinato de Carrero Blanco y que pudieron dar al traste con la hoja de ruta prevista para la llegada de la democracia; suya fue la decisión de renunciar a su mayor ambición política, ser presidente del Gobierno, al considerar que sería más valioso para los planes del Rey desde la presidencia de las Cortes; suya fue la astuta maniobra que logró la terna de candidatos que llevó a Suárez a la presidencia del Gobierno, y que, en sus propias palabras, incluía «lo que el Rey me ha pedido»; y por último, suya fue también la redacción de la ley fundamental que entregó a Suárez diciéndole «aquí tienes esto, que no tiene padre», y que se convirtió en la pieza definitiva para conseguir el desmantelamiento del Régimen franquista sin provocar un nuevo enfrentamiento civil.

Como atractivo adicional, este libro está prologado por S. M. el Rey Don Juan Carlos I. Por primera vez el rey emérito escribe un prólogo para un libro, lo que supone un claro gesto de gratitud hacia quien fuera su preceptor y hombre de confianza.